martes, 3 de abril de 2007

Fauna extraña

La fauna que corre por consultas y clínicas varias a lo largo de este lustroso país es digna de ser cuanto menos registrada y etiquetada.
Lo de la conserva de ciertas especies se lo dejo la correspondiente asociación de amigos del experpento porque si por mí fuera les quitaría la estupidéz de un buen guantazo.¬¬UU
Y es que no puede ser que exista gente así, mi mente no entiende que se pueda ser tan gilipollas de modo congénito.
Creo que ya sabéis que en gran parte me dedico a realizar reconocimiento médicos para empresas. Para empezar no puedo quejarme. Normalmente el primer trabajo de enfermera suele más inestable, peor pagado y con peor horario. Digamos que al final he tenido bastante suerte.
El caso es que por mis manos pasa mucha gente al día. Obreros, camioneros y albañiles por lo general. Monos azules, botas de seguridad y normalmente la consulta llena de polvo de cemento y similares.
No me quejo, sin excepción me tratan con mucho respeto y me tratan de "señorita".^^
Pero como todas las empresas tienen que pasar por el reconocimiento tarde o temprano hoy teníamos citados a un montón de trabajadores de una discoteca.
De esas de segurata de dos por dos y chicas con escotes que me ponen violenta hasta a mí. ^^UU
Pues más subnormal no se puede ser señores.
Primero una me ha montado un precioso espectáculo de maldiciones mientras le sacaba sangre. Joder, para sacar sangre la aguja es imprescindible. ¡Todavía no han invetado otra cosa!
Era una extracción normalita, un minuto, sin ningún problema y la tía se me pone a montarla. ¡Y aún me miraba como si me perdonara la vida!
Eso si, a la siguiente me la he encontrado pegando saltitos en la puerta y agarrandose el brazo como si fuera a perderlo. ¬¬U
He tenido que hacerle la extracción acostadita en la camilla y con su amiguita dándole la mano.
Que pena de veinte años.
Pero claro no hay dos sin tres y no en vano a la tercera va la vencida.
Imagináos a la madre y a la hija. La primera para una análisis de orina y la segunda para una extracción sanguínea.
Veintipocos la nena con pinta de romperse si le soplas mucho.
Me pongo a sacarle sangre y la madre se pone a acariciarle el pelo a la nena y a calmarla con susurros. O_oUU
Porque la madre también era paciente porque sino no la dejo entrar.
Me doy la vuelta y la muchacha le dice a su madre. "Mamá sacame el zumo".
Y va la madre y se saca del bolso un zumito, le pone la pajita y se lo dá en la boquita a su bebé de veinte años. Aquí yo ya flipaba en colores y alucinaba porque no podía creerme lo que estaba viendo.¡Pero qué gilipollez era esa!
Después aún todavía se quejaron en recepción de que había sido poco simpática y amenazaron con no volver. Como iba a ser simpática si estaba intentado cerrar la boca y no solar un ¡Coño! como una casa.
¡Todavía la que se mareó fue la máma viendo como le sacaba sangre a la niña!.

Definitivamente hoy ha sido el día de la gente pirada.
Menos mal que la mayoría de la gente me felicita por mi manera de sacarles sangre y aún me acuerdo de aquel sudamericano que me dijo que yo era muy humana.
Ains...casi se me saltan las lagrimillas. Ha sido el mejor piropo de mi vida, os juro que casi le planto un beso en la frente a aquél hombre.

6 comentarios:

keleb-dûr dijo...

Qué me vas a contar hija!!!
Yo sé que el tema del dolor es muy subjetivo, por eso no digo nada al paciente y trato de ser amable y comprensiva...pero es que...algunos son más chorras y más blanditos que ni sé. Por Dior qué poco aguante!!!!! A trabajar en la mina les pondría jijijiji!!
No se trata de ser Rambo, yo creo que habiendo analgésicos no hay por qué aguantar el dolor...pero es que hay gente que no aguanta ná de ná!!! y encima como si uno tuviera la culpa. Como el análisis de sangre...a ver qué quieren ¿que se la saques aspirando? XDDDDDD Ni que les pincharas adrede para joderles. Ay!!! qué "pacencia"!!!

Narquelië dijo...

XDDDDD, yo me acuerdo el año pasado cuando me estaban haciendo las tediosas pruebas de alergia a los medicamentos que estaban una madre y una hija, y a ésta le estaban haciendo las pruebas de alergia ambientales, mi madre y yo nos aguantábamos la risa al ver a la niña de unos 16 ó 17 quéjandose de cuanto picaba y a su madre q le tenía que a veces sujetar las manos.

La madre parecía una señora bien normal cabreandose con la pava de su hija que intentaba rascarse, mi madre me comentó que de todas las veces que me las han hecho, algunas era muyy pequeña y que a pesar de que me hacían reacción un montón yo ni rechistar... y no es que yo sea aquí una machota, es que esa cría, era muy pava XDDD

Finduilas dijo...

Juazzzz. Cuando me hicieron a mí las pruebas de la alergia, la tía ni me miró a la cara, ni me dijo cuándo iba a volver, ni que algunos circulitos harían reacción ni nas de nas, sólo me pegó los pinchacitos, recogió el tinglao y me dejó sola en la habitación. Menos mal que el no rascarse es de sentido común, porque vaya tela...qué menos que un "en media hora vuelvo", o "a lo mejor te pica, pero nada de rascarse"...en fin que de todo hay por ahí suelto, voy a tener que tirar para allá a que me tratéis Elisa y tú ;) (y lo peor es que todavía no saben a qué soy alérgica :S)

Elwing dijo...

Joder, si mi hermana tuviese que kejarse porque le sacan sangre despues de dos meses en el hospital... le han salido callos en los dos brazos. Pobreta.
La verdad es que hay gente que se keja por kejarse. Tere, la proxima vez ¡a matar! :P

Carol.

Ulmo Vailimo dijo...

Afú , pues yo me temo que entro en el cuadro de paciente gilipollas, tengo intolerancia patologica a las agujas...prefiero que me rajen antes de que me pinchen...:S

Jose Angel dijo...

Bueno, el ser humano es como es. A mí también me afecta mucho lo de pinchar mi cuerpo con una aguja. Tengo adversión a la jeringa. No lo puedo remidiar. Y cuando tengo que hacerme alguna analítica pues es como si fuesen ha cortarme un brazo. En fin, así son las cosas. Comprendo a l@s temeros@s.

Supongo que deberías tomarte las cosas con filosofía y usar la psicología con una gran dósis de paciencia y humor, en casos extremos, para evitar que sufras alteraciones tú.

Jose Angel.Saludos. (Madrid)