miércoles, 7 de marzo de 2007

Mirando con asco

Que asco nos damos los unos a los otros. Que poco nos gusta tocarnos. Nos evitamos, nos reuhimos y nos alejamos cada vez más de los demás.
En la semana que llevo trabajando en la clínica ya he tenido la oportunidad de ver a gente que evita todo contacto con los demás hasta niveles insospechados.
Limpios, aúreos y "alicatáos", la silla donde se sentó otra persona la consideran altamente infecciosa y poco menos que te piden que la incineres con cara de asco.
Nos estamos acostumbrando a una sociedad de unidades desechables, esterilizadas y de un solo uso.
Y ya no hablo de cosas lógicas e imprescindibles como material médico sino a equipos que NO pueden ser desechables.
Por mucho que una señora se niegue a respirar el aire que otro ha respirado antes, aún no hacen cabinas de audiometrías desechables. Lo siento mucho.
Y es verdad, gente rara hay en todas partes. Pero dos casos tan extremos en dos días me parece chocante.

4 comentarios:

Narquelië dijo...

y seguro que esas tan remilgadas luego en realidad son las más cochinas con cierta adversión al jabón :-P

keleb-dûr dijo...

Eso es porque la clínica es privada XDDDDDD
donde yo curro la gente es más proleta y no ponen ningún reparo.....más bien los tendría que poner yo porque me viene cada guarrillo......XDDDD

Finduilas dijo...

Qué fuerte...a ésos habría que mandarlos al psiquiatra directamente. Elisa, ¿te has planteado esa especialidad? Tal y como está la sociedad hoy en día, seguro que te forrabas ;)

Elbereth Gilthóniel dijo...

Findu, la especialidad de Psiquiatría la descarté hace años dado mi "imán natural para los locos". Narque puede dar fe de ello. De hecho en una conversación chorra de hace unos años creo que llegamos a la conclusión de que yo no me puedo hacer Psiquiatra por la sencilla razón de que... ¡todos los pacientes se acabarían enamorando de mí! XDDDDDD

Y completamente de acuerdo con Narque. Esas tan tiquis miquis y remilgadas son de las que luego abres la puerta de su casa y viven en una pocilga, que conozco varios casos por el estilo.