miércoles, 15 de febrero de 2006

Demasiado

Ayer, quizás por ser el día que era, escribí una entrada pero la quité a los diez minutos. No era un buen día y después de leerla me di cuenta de que era demasiado hasta para mi.
Demasiado de mi misma, demasiado dolor y en general demasiado para exponerla al público.
No la he borrado, aún la tengo guardada por ahí porque tampoco soy capaz de eliminarla como si nunca hubiera existido.
Mientras ayer medio mundo celebraba el amor al ritmo que marcaba el Corte Inglés en mi casa tocaban campanas de duelo pero si me acordé de un amor que no se paga, el que se le acabó a mi abuela hace un año.
Aunque quizás no se acabó porque solo espero que mi abuelo esté en un sitio donde ahora si se acuerda de todo y eso es lo que siempre me repito.

3 comentarios:

Elwing dijo...

Di que si niña, dite lo que yo me digo cuando me acuerdo de los ausentes, estan en algun lugar haciendo lo que mas les gusta, un lugar donde no hay lagrimas ni penas solo alegria.

Muchos besos.

Carol.

PD: El tiempo no siempre cura todas las heridas, pero ayuda a calmar el dolor.

Narquelië dijo...

yo creo que hay algunas heridas que siempre se quedan un poco abiertas, ya que nos ayudan a recordar y si encima es el amor, del tipo que sea, que tenemos hacia alguien (aunque se haya ido ya) no deja de ser algo bueno aunque sea amargo.

Un besico preciosa

keleb-dûr dijo...

Piensa que al menos tuviste una relación preciosa con tu abuelo. Yo a los míos no los conocí, sólo a las abuelas, y ahora hecho de menos no haber podido conocer al padre de mi madre. Así que atesora los buenos momentos vividos. Pero bueno, las nubes pasajeras también son ecesarias. Sino, no apreciaríamos los momentos felices ;)

Besitos.

Olatz.