jueves, 18 de octubre de 2007

""Yo lo llevaré...aunque no se muy bien como""

Debí darme cuenta de esto hace mucho tiempo.
Soy como Frodo, levanto la mano y digo " Yo lo llevaré...aunque no se muy bien como".

Explico. En mi hospital hay una comunidad religiosa que a finales de mes desaparece. Ellas se encargaban de ser las supervisoras de planta sin tener ni idea de enfermería y privándonos hasta ahora de toda autoridad. También hay muchas auxiliares de enfermería, lógico teniendo en cuenta a lo que nos dedicamos, que se lanzan las puñaladas traperas de un extremo a otro del pasillo.
En medio unas enfermeras, de las cuales una o dos tienen que ser supervisoras de planta una vez desaparezcan las "sors". Pues ninguna quieren ni atadas. Pasan olimpicamente de tomar la responsabilidad y de tener que lidiar con las auxiliares terroríficas.
Todas, sin excepción han bajado a dirección y han denegado la oferta.
Hoy me han llamado a mi.... ¡¡¡a mi que llevo tres semanas para ofrecerme ser supervidora!!!.
El director y yo hemos hablado largamente de muuuchas cosas y he quedado en darle una respuesta el lunes.
Sé que no me quieren por mis méritos, más que nada porque no han tenido tiempo de conocerme, sino porque están desesperados.
Supone mejor horario, mañanas fijas y como mucho trabajar uno de cada tres fines de semana, mejorar un poquillo el sueldo y tener la oportunidad de cambiar las cosas.
Es más, la plantilla enfermera al completo está deseando poner patas arriba el hospital, abrir las ventanas y quitar el olor a convento que tiene ahora.
Es una buena oportunidad para progresar un poco y "solo" supone meter en cintura a las auxiliares que han pensado durante mucho tiempo que ellas dirigen las plantas.
Como me ha dicho una compañera de otra planta " Aceptar o no depende de las ganas que tengas de pelearte".
Una cosa buena a mi favor es que como apenas las conozco no me caso con nadie y la mala son los disgustos que ya veo venir.
El caso es que no se que hacer. Podría vivir feliz y pasar de todo o poner en práctica muchas ideas que rondan mi calenturienta cabecita.
Tengo poco más de tres días para decidirme y lo única que pienso es..." ¿porqué a mí?".




4 comentarios:

Natxete dijo...

Pues tienes que sopesarlo bastante bien. Eso de estar por las mañanas está bien, pero es que lidiar con personajes típicos de la fauna hospitalaria... Ufff!

Yo iría adelante, total, si no los conoces, pues que te teman (risilla del Dr. Maligno). Yo estoy deseando que me hagan Jefe de Equipo, pero como estoy solo en la oficina...

keleb-dûr dijo...

yo lo de mandar lo llevo mal jeje pero, como bien dices, la ventaja es que no las conoces por lo que no tienes que quedar bien con nadie. Eso sí, yo me aseguraría de tener a las enfermeras de mi parte. Si ellas están dispuestas a "obedecer" y apoyarte en tus decisiones...adelante!! y aunque tengas que ser un poco borde, si realmente tienes ganas de hacer cosas que supongan una mejora al final el balance será satisfactorio. Mira, cuando yo era residente en Vitoria, la supervisora de enfermería tenía fama de ser superborde. La gente le temía....pero las enfermeras estaban encantadísimas. La respetaban y valoraban el hecho de que gracias a su "bordería" las cosas funcionaban como la seda en urgencias (no así con los médicos porque como el jefe de servicio era un moñas todo dios se le subía a las barbas y aquello era una casaputas)

Y si la cosa no va bien siempre puedes renunciar a ser supervisora ¿no?

en cualquier caso ¡¡¡ánimo!!!!

y no veas cuánto lamento no haber podido ir buaaaa, ahora voy a descansar un poco y a la tarde ¡¡¡al master!!!!

besotes

olatz

troid (su ilustrísima) dijo...

Yo creo que la pregunta clave para un puesto de esas caracteristicas, es ¿¿cuanta gente es capaz de quejarse de que las cosas van mal y nada cambia y quien puede cambiarlo?? la respuesta es evidente.

¿de q sirve mirar como todo va mal y quejarse y no pensar en hacer nada?

eso pense yo cuando convocamos elecciones sindicales y desde entonces no dejo de ver a la gente en dos tipos: los que no saben que hay otro mundo fuera de sus quejas y sus agonías y los que pueden (y quieren) hacer algo por cambiarlo.
A veces pienso, modestia a parte, que si no estuviera yo tosdo se hundiria por el borreguismo, pero merece la pena intentar cambiarlo que resignarte a mirar "lo normal".

espero haber contribuido en algo.

niiiiiiiiiiiii niiiiiiiiiii

Finduilas dijo...

Si te decides, lo harás genial, estoy segura. Creo que combinas la dosis justa de amabilidad y mano dura, así que..¡¡ ánimo y al toro!!