lunes, 22 de enero de 2007

Nadie dijo que fuera fácil

Ya lo he dicho muchas veces, amo y odio a Pérez- Reverte por igual. Algunas de sus obras las he leído tres y cuatro veces y otras, como la saga del Capitán Alatriste, me deshilusionaron a la mitad y no he podido engancharme a ellas.
Sin embargo casi desde el principio he leído sus artículos en XLSemanal ya que esta revista siempre ronda por mi casa los fines de semana.
He de reconocer que antes me parecían mejores y que desde hace poco más de un año sigo leyendo su "Patente de corso" más por costumbre que por otra cosa, aunque a veces me sorprenda.
Anoche me llevé la revista a la cama, porque yo hace años que no sé dormirme sin leer un rato antes, y después de leer su artículo una vez volví a leermelo lentamente, muy despacito para quedarme con todas y cada una de sus frases.
Era demasiado fácil que me sintiera identificada y de paso un poquillo pretencioso por mi parte pero no pude evitar acordarme de muchas cosas.

Nadie dijo que fuera fácil

9 comentarios:

Narquelië dijo...

En algunas cosas también me sentí identificada, aunque la verdad es que suena bastante engreído XDD

Altariel dijo...

...:$:$:$:$...

Me pasó lo mismo... Hasta 4º de la ESO, que hicieron selección, no me sentí nunca a gusto en clase...

Era la marginada, la que escuchaba en las visitas a colegiatas, a museos, la que conocía los libros de los que los profesores hablaban, la que se los había leído...

Y sé que suena pretencioso, pero también me sentí un poco identificada, y, desde luego, pongamos que yo no tengo ni la cuarta parte del mérito de esta chica... Y aun con todo, tampoco fue fácil

Nimmidiel Glirieth Taurelleth dijo...

De pretencioso nada, hombre, ¡que vivan las infancias traumáticas! xDDDDDDDDDDDD

Chicas, una pregunta así al aire, ¿que pensáis de la afirmación que he oído muchas veces desde que entré en la STE, de que el 90% de los socios ha tenido una infancia traumática? xDDDD

Besicos para Narquë e Ilmendil, besucos para Altáriel ;)

Nimmidiel

Ilmendil dijo...

Nimmidiel: Pues mujer no sé que decirte, hay mucha gente que va de víctima por el mundo y los traumas son un filón y excusa para casi cualquier cosa. ^^UU
Yo no creo que mi infancia fuera traumática en líneas generales pero si pasé por momentos duros como mucha gente.
Es verdad que me costó mucho trabajo encontrar gente con la que sentirme cómoda y compartir gustos.
Además solo ahora mi madre está haciendo esfuerzos por no considerarme un bicho raro y eso siempre fue la eterna raíz de todas nuestras peleas.^^UU
Creo que fue cuando dejé de mirarme el ombligo cuando me dí cuenta que mis problemas no eran tan graves y empecé a superarlos así que ahora estoy como la chica del artículo, saboreando mi botín que en mi caso es haber aprendido a sentirme bien conmigo misma y orgullosa de como soy y de como he llegado a serlo.

Joder, ¿menuda chapa no?

Ilmendil, filósofa de andar por casa.

Aelfeth dijo...

Pues se ve que yo tuve suerte. Nunca me consideré una intelectual ni fuí de ello, cuando alguien no me entendía o pretendía hacerme sentir mal pasaba olímpicamente de dicha persona. En fin, a mi me daba igual ir al museo o al parque de atracción, disfrutaba de ambas cosas. También es verdad que me crucé con gilipollas, pero en el mundo también debe de haber variedad.

Carol pasota.

Finduilas dijo...

A mí siempre me han encantado ese hombre, aunque a veces se pasa un poco...y con este artículo en concreto, me sentí totalmente identificada..es más, me acordé de muchos de vosotros y estuve segura de que estaríais leyendo lo mismo y sintiendo lo mismo.

Y lo cierto es que no sólo la infancia ha sido "traumática" en el sentido de sentirse excluído muchas veces, sino que, incluso ahora, si la gente habla de tal o cual persona o OT y tú dices "¿ein? ¿QUIÉN?" resulta que los amigos se ríen, te miran y dicen algo así como "a Ana hay que hablarle de manga, libros y cosas raras, que es lo único de lo que ella entiende", y bueno, qué queréis que os diga...cuando era pequeña me daba un poco de rabia, pero ahora me encanta...me encanta ser diferente y saberlo y que no me importe, y me encanta encontrar a gente con quien poder compartirlo.

Besos a todos

Ana

Altariel dijo...

Joer, traumática... Es muy mucho. Yo tenía amigas, desde luego (y conservo a algunas), pero las Jennys y los Johnnys se cebaban conmigo(pero bien, ehhh)...

Eso del bullying y tal se persigue ahora mucho, pero que a mí me vacilaron lo que les dio la gana y nadie vino de la Consejería de Educación... Y no he salido tan mal.

Pero bueno, que luego he tenido una adolescencia de lo mejorrr. 4º de la ESO y Bachiller fueron la crema (que diría Nimmidiel,xDDD), así que, en general, he quedado muuuy contenta.

Finduilas dijo...

Jaja, yo tb tenía amigas,y muchas (de hecho, desde pequeña me he considerado una persona bastante sociable), por eso he puesto "traumática" entre comillas. Más bien me refería a no tener a nadie con quien compartir el último libro que has leído, o ciertas cosas que te gusta hacer, lo que al final hace que en ocasiones, uno se sienta un poco solo. Estaba tan acostumbrada a oir decir "eso son las cosas de Ana", que cuando entré en la STE y en el aula de cultura de mi facultad, no me podía creer que hubiese gente igual de rara que yo ;)

CaKoRt dijo...

Hola Teresiña.

Aprovecho que estoy en Cádiz y tengo 5 minutos libres para dejarte el comentario.

Que quiero leer este articulo de Perez Reverte. Me pregunto si habra algun sitio en internet para verlos.

Besos.