jueves, 21 de septiembre de 2006

El Día de los Capullos

Bueno señores y señoras, esta noche y a petición popular vamos a desclasificar la verdadera historia del "Día de los Capullos".
Es posible que con ello me gane más de una enemistad y quizás un archienemigo o dos peeeero... como el único superviviente con éxito de aquellos acontecimientos lo ha pedido vamos a revelar aquellos largamente oscurecidos hechos.

Hoy precisamente hace diez años y un día. Corría 1996, tiempos locos de hormonas descontroladas, pandillas enormes, horas muertas en el salon de videojuegos y de escuchar machaconamente a Bon Jovi en todas partes.
El azar unió aquel verano a dos pandillas por obra y gracia de unos hermanos. La de ellos, chicos adolescentes a los que algún cruel profesor había llamado COUboys y que se creían los más maduros entre los maduros.
Ellas, niñas que se habían quitado el uniforme del colegio de las monjas hacía dos días y que se pulían la "Ragazza" y el "Super Pop" en los recreos.
Si señores, aunque intentemos negarlo todos hemos tenido esa fase, nuestra propia edad del pavo por muchas horas de psicoterápia que nos halla costado superarla.
La tarde en cuestión "los chicos" quedaron con las "chicas" en los recreativos de siempre. Dos ganchos las esperaron en la puerta y las llevaron casi corriendo al "Parque Torres" (foto adjunta del escenario de los hechos).

Septiembre, cinco de la tarde y corriendo escaleras arriba por media ciudad. Buen comienzo.
Cuando por fin llegamos, lengua colgando desde luego, los chicos nos esperaban sentados primorosamente en ese muro blanco que se ve en la foto mirando al horizonte.

Entonces fue cuando ocurrió. De repente y sin anestesia diez chicos se sacaron de la chaqueta diez rosa rojas y se declararon a diez chicas de sopetón.
Después de encajar otra vez las mandíbulas en su sitio cada pareja se fue por su sitio y pasó de todo.

Calabazas del tamaño de un autobús, algún "te quiero como amigo" y solo dos parejas.
Una de ellas duró poco, más o menos lo que tardó en marchitarse la rosa y la otra ha celebrado ya diez años del "Día del capullo" y los que aún faltan. ; P

Alguno, con los años ha negado su participación en aquel día víctima de una ataque de vergüenza ajena y muchos ni quieren recordarlo. Y no me extraña porque podría ser la versión juvenil y española de las bodas chinas multitudianrias. XDD
Sin embargo yo lo recuerdo como un día entrañable, quizás por los años pasados quizás porque no puedo evitar la risa floja cuando me acuerdo de ello.

Años después me enteré que se habían sorteado a piedra-papel o tijera las parejas y aunque Aulë jure y perjure que él no lo hizo no sé , no sé...






¡¡¡¡FELIZ DÍA DE LOS CAPULLOS!!!!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya,vaya, así que se ha descubierto una antigua no-leyenda urbana. Pero como participante del día de los capullos y recibidor del "te quiero como amigo" quiero precisar dos cosas: no fueron 10 rosas rojas, sólo... mmm... a ver que piense... 4 rojas y 1 blanca (ya sabemos qué marcó la diferencia); y las parejas no nos las sorteamos (aunque alguno fue allí por no ser el único no-capullo, la verdad xD).

Yo también lo recuerdo como una entrañable gilipollez adolescente, pero mola tener una historia así para contar. Y como de otras tonterías que he hecho, no me arrepiento ;).

Rodiyor, ex-COUboy

P.D.: muchas enhorasbuenas por estos 10 añazos (qué rápido pasa el tiempo, jo). Espero que sigamos compartiendo otros 100 más, por lo menos.

Ilmendil dijo...

Ains no me acordaba del número exacto, solo sé que cuando llegue arriba y mientras intentaba respirar allí había mucha gente. XDD
¡Qué cosas se hacen con el pavo subido!

Gracias, el tiempo pasa deprisa cuando es bueno.^^

Ankoku dijo...

DIos... y no hay videos de eso? nadie se tiro por el barranco? ni al puerto??? XD